miércoles, 18 de abril de 2018

Mis obras en Exposiciones en Barcelona y Sabadell

Participo en dos exposiciones colectivas
de primavera en  Sabadell y Barcelona

En este mes de abril de 2018, estoy participando en dos exposiciones colectivas en las que participo con mis obras Hevea, Mamapoma y Retrato de Rosa María del Siringal.
Hevea (Acrílico sobre tela 2012) 45x61 cm
Mamapona (Mujer) Acrílico sobre tela 46x65 cm 2016
Retrato de Rosa María del siringal (Óleo sobre tela-2010) 62x78 cm
GALERIA ACOLORIS

En la galería Acoloris, de Sabadell (Barcelona), participo con colegas artistas del colectivo Arte sin Frontera ASF, en la exposición comisionada por Magnolito Priego y Anna Amat.


La pintora  española Manoli Tapias junto a mi obra Hevea


CC MONTJUIC
En la galería Centre Cultural Montjuic (Barcelona), participo en una colectiva comisionada por la artista italiana Catia Massa, 



Los artistas participantes en la exposición











Fotos: Eloy Añez Marañón
           Valery Kunov

lunes, 2 de abril de 2018

Mito amazonico



El mito del patujú

(Eloy Añez Marañón)
El Mito del Patujú (Acrílico sobre tela-2015) Eloy Añez Marañón

En la época de la extracción del caucho, en la amazonia boliviana existía la creencia de que una mujer embarazada no debía mirar ni tener en sus manos la flor de patujú (Heliconia rostrata), porque sinó el bebé que esperaba, nacería mujer.
Una creencia demasiada machista, que se explica en el contexto social y económico de la época, en la preferencia de hijos varones para la continuidad del trabajo de extracción del caucho, siendo el papel de las mujeres los labores de casa, lavado de ropa, etc.
De ahí que las mujeres evitaban toparse con esta flor, que al tener los colores de la bandera boliviana (rojo, amarillo y verde) en la actualidad es una Flor Nacional de Bolivia.
Esto me lo contó mi padre Fernando Añez Egüez en una ocasión de su visita a la ciudad de Cobija, desde la comunidad donde era profesor rural.  Seguramente lo escuchó entre los habitantes de la barraca Filadelfia, donde profesaba la docencia.

Heliconia rostrata es una especie herbácea perenne de la familia Heliconiaceae, que habita en selvas tropicales de  Belice, Guatemala, Costa Rica, Honduras, Panamá, Brasil, Colombia, Ecuador, Venezuela, Perú, Paraguay, Argentina y Bolivia. En este último país es, junto a la cantuta,  una de sus dos flores nacionales. (Fuente: Wikipedia)

viernes, 30 de marzo de 2018

Mis poemas

        Sentimiento cobijeño

                                        (Eloy Añez Marañón)


Cobija
Lo que siento por ti,
Es algo inexplicable
Solo comparable
Al amor sublime de una madre.

Son imborrables en mis recuerdos
tus palmeras,
tus calles y casas humildes.
Cómo olvidar tu gente
(mi gente).
Cómo olvidar el sabor del mucunsá
del majadito y del masaco.
Cómo olvidar el pan de arroz
las humintas y los tamales
la chicha y el refresco de copoazú.

Cómo no recordar
tus tardes crepusculares
tus noches estrelladas
la compañía de los amigos
en la plaza
en el buri
en el Bahía o en el Acre.

Lo que siento por ti, tierra mía,
nada lo iguala.
Nada me hará olvidarte,
ni siquiera la distancia.

(Santa Perpetua de Mogoda 24/7/08)

miércoles, 21 de marzo de 2018

Pueblos Originarios Amazónicos


Leyenda Yaminahua
(Eloy Añez Marañón)
Los Yaminahua es un grupo indígena originario amazónico que viven en la zona fronteriza entre Bolivia y Brasil (Pando y Acre).

Una leyenda explica  cómo es que este pueblo se dividió en dos, es decir, yaminahuas bolivianos y yaminahuas brasileños actuales.
Sicurí (anaconda) Foto: Internet

Cuenta la leyenda que ellos eran un pueblo unido, una sola familia, que vivían felices, celebraban sus fiestas a sus dioses. Una noche, cuando todos estaban durmiendo después de una celebración, fueron despertados por un estruendoso ruido y despavoridos corrían de un lado para otro al ver a una serpiente gigante llamada Sicuri (anaconda) que cruzaba arrastrándose y dejando tras de sí una profunda huella, que se llenaba de agua y formaba un río, el Aquiry (Acre como se lo conoce actualmente) y  que separaba a los habitantes de la tribu, desde entonces quedaron divididos en dos pueblos, en diferentes países.

(Nota: esta historia la escuché allá por los años 90s, no recuerdo quien lo contaba ni en que contexto)
El río Acre  en su paso por las ciudades fronterizas de Cobija (Bolivia) y Brasilèia (Brasil)
Foto: Internet


Es un pueblo evidentemente pagano y politeísta. La víbora sicuri, serpiente de agua muy común en su hábitat, fue la divinidad principal de sus antepasados, por lo que hasta hoy en día los Yaminahua no matan ese animal, salvo si hay peligro de muerte para personas, caso en el que antes de sacrificar al ofidio, hacen todo lo posible por alejarlo sin lastimarlo.
                                    (Wigberto Rivero, antropólgo boliviano)

lunes, 26 de febrero de 2018

Mis poemas


        Plegaria a la Madresiringa
El acecho (Óleo sobre tela-1999)

 I 
Madresiringa, ven a mi
deja por un momento la selva
y dame inspiración.

Ven, cruza mares, océanos.
No te preocupes del siringuero,
cuando tu vuelvas
él estará ahí
como siempre,
en el rincón del olvido
de quienes ostentan el poder
y se sirven de su voto.

Ven a mí, Madresiringa
quiero ser tu voz
para gritar tus sentimientos
tus rabias
tus anhelos
y tu resignación...
pero no por eso debemos callar!

II
Madresiringa madre,
Mito y leyenda de mis antepasados
Tú que diriges mi caminar
Tú que guías mis pasos
No me abandones nunca
Jamás rompas los lazos que me unen a ti
Que me llevan a tus brazos
Esos brazos que protegen a los hombres y mujeres
Habitantes humildes y nobles de mi pueblo.

Habita en mí por siempre
Más allá de mi origen
Más allá de mi nacionalidad
Trascendamos fronteras por siempre
Y para siempre!

III
Déjame, Madresiringa
Ser árbol de siringa
Ser árbol de castaña
Ser madera noble
Ser río en calma y en llenura
Ser tucán y patujú
Ser tigre y sicurí
Ser misterioso como el pájaro siringuero
Ser indígena
Ser campesino
Ser mito y leyenda como tú
Y sobre todo
Ser pandino
Ahora y para siempre!
 (Eloy Añez Marañón "Memoria de siringa")

viernes, 16 de febrero de 2018

Le peintre caoutchouc/ El pintor de los siringueros


El año 1998 me entrevistaron periodistas del canal de documentales Homme Nature Tv (www.hommenature.com)  en Cobija.
Hace unos días atrás se pusieron en contacto conmigo Catherine Lacroix-Pelletier y François-Xavier Pelletier, los periodistas que entonces realizaban un documental sobre los Chimanes en Bolivia. Agradable sorpresa, porque me hicieron conocer el vídeo realizado por ellos.

miércoles, 14 de febrero de 2018

Mis poemas

Plegaria a la Madresiringa
Abandono y olvido (Óleo sobre tela-2010-11) 71x92 cm.

Madresiringa, ven a mí
Deja por un momento la selva
Y dame inspiración…

Ven, cruza montañas, mares y océanos
No te preocupes del siringuero
Cuando tu vuelvas
Él estará ahí
Como siempre
Y donde siempre:
En el rincón del olvido
De quienes ostentan el poder
Y se sirven de su voto.

Ven a mí, Madresiringa,
Quiero ser tu voz
Para gritar tus sentimientos
Tus rabias
Tus anhelos
Y tu resignación…
Pero no por eso, debemos callar

 Madresiringa, ven a mí
Con  patujuces en las manos
Con sicuris de collares
Con tucanes y caimanes
Con taitetú y tigre
Con huasos y sereres.

 (poema escrito en 2012)

Madresiringa o madre de la siringa, mujer mística de la selva, de los siringales (el árbol del caucho recibe el nombre de Siringa en el noroeste boliviano, donde se explotó hasta los años 80 por la caída de los precios de este producto en el mercado internacional).
Se dice que era una mujer bella, amazónica, que enamoraba a determinados siringueros, los hacía sus amantes y les proporcionaba mejor producción de caucho, caza y protección, con el compromiso de que éste cuidara la selva, no abusase de la naturaleza, ni del árbol del caucho por la avaricia de ganar mas dinero sobreexplotando su producción de látex.
El castigo que proporcionaba al amante avaricioso era el de la muerte, envolviéndolo completamente de látex, como una momia, sin ninguna excusa, era implacable.